¿Qué hacer si te pierdes en la montaña?

Parte de la preparación de todo senderista debe ser saber qué hacer si te pierdes en la montaña.

En Otoño y Primavera es cuando más gente se suele perder en la montaña.

Pero sin dudarlo, la época más peligrosa para hacerlo es el invierno, debido a las bajas temperaturas.

Por este motivo, es muy importante que extremes las precauciones.

Mucho más en invierno, y si vas a salir en una zona de montaña.

Y si además vas a salir solo, entonces las precauciones deben ser extremas.

 ¿Qué debes hacer si te pierdes en la montaña?

En este caso es importantísimo que sigas unos consejos básicos. Tu objetivo debe ser que te encuentren pronto,  y que puedas permanecer en buenas condiciones hasta el momento de tu rescate.

Lleva un teléfono móvil con GPS.

Tu teléfono móvil es importante.

La mayoría de los móviles actuales disponen de la posibilidad de activar el GPS.

Esto te permitirá que con una llamada a emergencias al 112 rápidamente pueden descubrir tu ubicación.

Si no dispones de esa opción, proporciona a emergencias toda la información posible para que te encuentren.

Una vez que los servicios de emergencia te confirman que van a rescatarte no te muevas de donde estás y no malgastes la batería de tu teléfono móvil por si fuera necesario volver a llamar.

Durante el camino, encuentra puntos de referencia.

Si te has perdido, estudia con tranquilidad una y otra vez los mapas. Hay que buscar puntos de referencia elevados que permitan ver los alrededores. Durante el camino sería conveniente que memorizaras puntos por si a la vuelta surgieran problemas de orientación.

Comida, bebida y ropa de abrigo.

La comida y la ropa de abrigo tienen una importancia fundamental, porque por muy poco tiempo que tarden en rescatarte, debido a que has realizado un gran esfuerzo la falta de alimento y el frío te pueden jugar una mala pasada.

Dirígete hacia construcciones humanas, y ve siempre en camino de descenso.

Si eres capaz de ver alguna construcción humana, carretera, edificio, lo que sea, dirígete hacia allí.

Otra alternativa es que, si la climatología te lo permite, andes siempre perdiendo altitud, hacia abajo. Si por el camino encuentras el cauce de un río, síguelo. Es una referencia inmejorable (a no ser que haya crecidas)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *